empoderamientoyaccion.com

Monográfico: Resiliencia vs Empoderamiento

#5 La importancia de poner límites

Poner límites es expresar claramente a las demás personas lo que queremos y necesitamos. Y también qué no. 

Lamentablemente, a veces hay que decirlo más veces o más alto. Los límites te sitúan donde tú libremente quieres estar y hacen saber al resto cuál es ese lugar. 

Esto es esencial para que haya una clara distancia entre abusador y víctima. Parece fácil, no?

En el sistema patriarcal donde hemos nacido y educado, a las mujeres se nos ha enseñado a ser complacientes, cuidadoras, solícitas y silenciosas. Aunque, gracias al feminismo, hoy reconocemos que esto es una perversión de la realidad y un rol impuesto para utilizarnos, todavía tenemos mucho que romper. 

La culpa, que es otro sentimiento impuesto por el sistema y las religiones, muchas veces nos impide ver cuáles son los límites que necesitamos establecer. Esto lo sabemos quienes hemos sido abusadas y hemos arrastrado una culpa que no era nuestra y que nos ha impedido ver la realidad y nos ha hecho sentir, en ciertos momentos, que habían traspasado unos límites que nosotras “no supimos” poner.

Cuando ponemos límites estamos diciendo a nuestra capacidad de decidir complacer cuándo y a quién nos plazca. Cuando ponemos límites estamos diciendo  a quién y cuándo queremos cuidar… y así, un largo etcétera.
Pero también estamos diciendo
NOY esto, hay gente que lo recibe como violencia. El sistema Hetero-patriarcal (y no olvidemos al capitalismo) no quiere que seas libre y puedas decidir tú misma ni el SÍ ni el NO. 

¡Rompe con lo establecido y pon tus límites! Sólo tú puedes hacerlo y disfrutar en plenitud de tu vida y tus relaciones. Pongamos límites desde lo pequeño; establezcamos un nuevo sistema completamente privado y libre que nos permita decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas. Poco a poco, acostumbremos a quienes han gozado siempre de su privilegio a que éste, es una posición que siempre implica poner a la otra parte en desventaja.  

Tenemos la responsabilidad, no solo por nosotras, sino por todas las mujeres que todavía sufren la desventaja sistematizada ante el privilegio de otros. Es un horror! y está claro que eso siempre, siempre, te pone en situaciones propicias al abuso.

Pon tus límites y elige relaciones igualitarias.
Nosotras hemos pasado por este proceso y te voy a ser sincera, en el camino hemos perdido gente. Gente que queríamos, que formaban parte de nuestras vida, pero que, al empezar a poner límites, nos cuestionaron y se apearon del carro. Es difícil bajar del privilegio, queridas. Pero es imprescindible no sostenerlo desde nuestro lado. 


La Red de Cuidados la formamos mujeres empoderadas o en proceso. Gracias a las
prácticas de  sensibilización y de presencia, nosotras te acompañamos a que puedas descubrir cuáles son tus propios límites. Y actuar en consecuencia.


La elección, como siempre, es tuya.

Enlaces de interés