empoderamientoyaccion.com

Monográfico: Resiliencia vs Empoderamiento

#3 ¿Qué es el empoderamiento?

El empoderamiento, según la Rae, es la adquisición de poder e independencia por parte de un grupo social desfavorecido para mejorar su situación. Una definición bastante fría y escueta, pero que, de momento, nos pone en la mesa dos cuestiones muy importantes para quienes hemos sufrido abusos sexuales: nuestra situación de falta poder y la necesidad de independencia. 
Pero, a qué nos referimos cuando hablamos de poder? Ser una mujer empoderada no debería significar repetir los patrones de liderazgo tradicionalmente masculinos. Sino ser capaces de encontrar nuestra propia forma de ejercer el derecho a la igualdad y poder inspirar y motivar a otras mujeres a ello.


Ahora quiero que veas que, el empoderamiento es un acto personal y voluntario. Nadie tiene la facultad de otorgarte ningún poder, así como tampoco tuvieron la de arrebatártelo. Nadie. 

No estamos hablando de lo que se espera de ti después de sobrevivir al abuso sexual; no estamos hablando de resiliencia innata, ni de fortaleza exigida. Sobreponerte al trauma requiere de una sensibilización real de los abusos en tu cuerpo y de mucha honestidad.

Para empoderarte tienes que conectar contigo misma, saber qué es lo que estás necesitando y deseando en cada momento. Empoderarse no es ejercer ninguna violencia, ¡al contrario! pasa por sensibilizar tu cuerpo y, desde ahí, establecer tus propios límites, tomar las decisiones en coherencia y libertad, sin miedo, vergüenza ni culpa.

¡Somos la resistencia! y empoderarse significa para nosotras romper con lo establecido, con los estereotipos de género que nos han impuesto y empezar a elegir el lugar donde queremos estar. Desde ahí, con la fuerza que da la conexión al cuerpo y a la verdad que en él se aloja, podemos ejercer la autodefensa
Solo desde el poder que nosotras mismas no otorgamos por ser quienes somos y por derecho propio, podremos visibilizar nuestros abusos y actuar en consecuencia, denunciando al abusador en su entorno o ante la ley, si es necesario.

Esa ley, que gracias al feminismo y a las políticas de igualdad, ha considerado, por fin, que no hay abuso pequeño ni grande y que cualquier abusador debe ser sancionado y erradicado de nuestra vida real.
El patriarcado no quiere mujeres empoderadas, quiere mujeres víctimas, complacientes y silenciosas, para poder perpetuar su abuso de poder sobre nosotras una y otra vez… impunemente.

Empoderarte es el primer paso que, en coherencia, te va a llevar a comenzar el proceso de sanación que estás buscando.

Y una mujer empoderada, influye en su entorno. No solo cuenta con las aptitudes profesionales para diseñar su propio camino, sino también con la actitud necesaria para contagiar su empoderamiento a otros niveles y convertirse en un referente para otras mujeres que necesitan de su acompañamiento en el proceso. 

Tenemos el compromiso, por nosotras y por otras mujeres que no gozan de nuestras leyes y privilegios actuales, de hacer de nuestra sociedad, un espacio más seguro, sano e igualitario. En definitiva: más habitable y feliz.

 

Rompe con lo establecido! Tendrías que poder atreverte a hacerlo.

Empodérate y actúa! Nosotras tenemos herramientas para acompañarte y sostener en el proceso.

La decisión, como siempre, es tuya.

Enlaces de interés